Intensamente  o como hacer menso al espectador inMENSAmente

  
 Por Benito Guadarrama Velázquez @Benoman1

La mente humana, ese misterio que no se ha logrado resolver, el funcionamiento del cerebro que guarda tantos secretos como el mismo Universo.

Alegría, Tristeza, Miedo, Ira y Asco… esas emociones que parece ser básicas en el comportamiento humano desde el nacimiento son los personajes principales de InsideOut, la última película de Pixar Animation Studios que se basa en el mismo esquema que han usado para desarrollar esta historia.

 

La premisa es sencilla y original: usemos las teorías de la psicología y lo que se sabe del estudio de la mente y el comportamiento humano para contar la historia de una niña que, como muchos otros niños, tiene que mudarse con su familia y dejar atrás a sus amigos y algunas de sus costumbres para ahora entrar en conflictos emocionales no por ese suceso, sino porque las Emociones que viven en ella y que se supone están encargados de hacerla reaccionar como mejor le convenga, son unas neófitas y la riegan, desequilibrando su sistema mental y emocional.

  Una vez que Alegría y Tristeza debido a un accidente quedan aisladas al otro extremo de la mente de la pequeña Riley, la aventura comienza, o mejor dicho, desventura para la pobre niña porque las Emociones han hecho un desbarajuste en su cabeza.

 

El problema de la película es que es la misma estructura de Buscando a Nemo:

Una pareja dispareja, en la cual uno de ellos es totalmente depresivo (como el papá de Nemo), deben recorrer un enorme camino para rescatar a un personaje (físicamente a Nemo en su momento, el rescate de Riley es mental), enfrentarse a varios peligros y cruzar un enorme abismo, para al final el personaje principal tener una enorme reflexión, no sin antes pasar por la obligada escena triste-nostálgica-depresiva de casi todas las películas de Pixar que los hace despertar y ponerse las pilas. Ninguna de las dos películas tiene un antagonista. Ambos personajes a rescatar tienen actitud de rebeldía. 

 

Predecible y llena de cosas ilógicas esta película ha sido un éxito entre chicos y grandes pues al parecer usar la misma estructura y fórmula una y otra vez le ha resultado a Pixar y a Disney (Marvel está haciendo lo mismo, véase Los Vengadores 1 y 2) y pues al final, cual vendedor de tablets y celulares, apantalla usando términos “acá” y cosas psicológicas para parecer profunda.

 

¿La idea es buena? Si.

¿Pixar ya está repetitivo? Si

¿Un mensaje es que las emociones te dominan y te manejan en vez de que sea al revés? Claro.

¿Cumple su objetivo de apantallar? Mucho, pues se vende como algo complicado y no lo es.

 

Una muestra de esto es la divertida y bien lograda pero completamente INECESARIA escena de la mente abstracta. Podían no entrar y cruzar caminando por el techo ¡Duh!

 

Lo que más me llama la atención y me es preocupante es que al final todo está armado para mandar el mensaje que la Tristeza es necesaria en nuestras vidas, porque según Alegría, la Tristeza es lo que genera lo positivo: si no te ven triste no te hacen caso, si te ven triste logras lo que quieres. En cada película Pixar tiene una escena que ya he mencionado antes en la que todos se sienten tristes y emanan depresión por cada poro ¡y eso que los juguetes no tienen poros!

¿Por qué no usar un discurso donde el mensaje sea que cada uno debe manejar las emociones?

¿Por qué no que se debe de lograr dominar la mente?

¿Por qué no uno donde uno sea responsable de sus pensamientos y actos?

¿Por qué no un mensaje donde se promueva el equilibrio de emociones como tal?

Es un hecho el cambio de Disney a la época actual en el uso de ese tipo de escenas: antes los personajes se ponían tristes pero ni modo, la vida seguía y a dar todo de sí, como la muerte de Mufasa, la voz de Ariel o el vestido de la Cenicienta. En esas por ejemplo, los personajes se enfrentaban a algo que los hacía sufrir pero eran retos que debían superar y no siempre pasaban hacia la recta final de la película, eran situaciones “antagonistas” por llamarlas de alguna manera.

Ahora les pasa algo, sufren, sufren y sufren, pero no es algo que haga que sientas que el peligro los rodea ni algo que no vayan a superar. No son retos a vencer. Están tan puestas esas escenas en el mismo lugar una y otra vez que sabes que van a dar paso a algo que los hará despertar y zaz, ganaron los buenos.

 

Es evidente que la productora no quiere arriesgar. ¿La muestra? Esta anécdota de la conversación que tuve con otras personas:

Yo: No quemaron a los juguetes dentro del incinerador de basura, eso hubiera sido épico y llevaría a nivel de obra maestra a Toy Story 3.

Ellos: Nooo, eso hubiera traumado a los niños.

Yo: Creo que mi generación vivió una niñez feliz, interesante y nos obligaba a pensar, no fuimos programados para sufrir y a manipular a los demás con nuestro sufrimiento.A mi me mataron frente a mis ojos a: la mamá de Bambi, a Mufasa, a Obi Wan, a Tron y hasta a ET, aunque él revivió, pero la Sirenita en el cuento original que sabía de niño, se convertía en espuma y nunca se casaba con el príncipe o el soldadito de plomo y la muñequita acababan en la fogata. Repito: nada supera a la mamá de Bambi ante los ojos de un niño de tres años.

 

No digo que Disney o Pixar sean peligrosos, pero si que el público no note esto y encima sobrevalore una película así.

 

¿Quiere que su hijo, niño, sobrino o entenado crezca con esta INCEPTION que InmensaMente seguro le hará?

Entonces… ¡No se la pierda!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s