Mad Max: El guerrero de la carretera y la Furiosa del Camino ( Parte 2/3 )

  

Por Benito Guadarrama Velázquez/ @Benoman1

Mad Max: Fury Road es un vertiginoso viaje continuo que no dará descanso a tus ojos, lleno de alusiones a la historia de la humanidad, gobernada desde tiempos inmemoriales por los hombres con métodos dictatoriales, lleno de engaños con todo el control que alguien se pueda imaginar: barbarie en un futuro no muy lejano.

La civilización ha caído, pero no muy diferente a como la conocemos. La sociedad sigue oprimida por aquellos que tienen el control y los recursos, los cuales disfrutan a placer mientras se los niegan a quienes lo necesitan. El polo opuesto son las mujeres, guerreras, dadoras de vida y de uno de los elementos que se comercia y explota al lado de la gasolina y el agua: la leche materna.

Un cuarto fluido como metáfora del robo de la vida o de su salvación: la sangre.

Cuatro fluídos. Cientos de ataques y muertes. Un desierto. Una tormenta.

Elementos que invitan a pisar el acelerador sin piedad en busca de un sueño: la libertad y la tierra prometida… claro, si sobreviven.

Charlize Theron vuelve a la vida como Imperator Furiosa, mujer de un solo brazo que cual antigua amazona, es temeraria y lucha por su objetivo para escapar y derrotar a Immortan Joe, el dictador que además controla a los jóvenes desde pequeños para que luchen hasta la muerte por él, pues si lo hacen serán acreedores a su pase al Valhalla, otra de las referencias a tribus antiguas y actuales que siguen cierto rito para morir llenos de orgullo… hasta que uno descubre que morir por un objetivo noble vale más que sacrificarse sólo a causa de un opresor. El paganismo es inherente al hombre.

La película no es feminista como algunos lo señalaron, simplemente resalta características y situaciones de aquellas mujeres que han tenido que enfrentarse a lo largo de la historia del mundo para sobrevivir haciendo válida la ley del más fuerte. Max parece haber sido relegado a un personaje secundario y Furiosa brilla con luz propia, aunque en el fondo es un equilibrio, el ying y el yang, el polo positivo y el negativo: el héroe no puede serlo sin una causa y la heroína no puede lograr su cometido sin la ayuda ni las instrucciones de aquel hombre solitario que lo único que quiere es vivir en paz. El personaje de Theron, aún con toda su valentía no puede contra el mundo de machos. Piensen en Max como Messi dando asistencias para un gol. El ex policía vive atormentado y no sólo enfrenta una lucha física sino emocional y mental contra sus propios recuerdos, emociones y pérdidas, es claro que no podría pasar por lo mismo una vez más.

Es cierto, los personajes femeninos son muy sólidos y fuertes, Miller logró su objetivo con la ayuda de Eva Ensler, la activista social autora de Los Monólogos de la Vagina, pero ojo, todos los personajes, incluyendo los masculinos son tridimensionales y cada uno tiene su conflicto.

Continuará…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s