El Club de los Cinco – 30 Años Despues

  

Benito Guadarrama Velásquez / @Benoman1

7:00 a.m. del 24 de marzo de 1985 

Cinco estudiantes nunca pensaron que lo que ellos creían que sería el peor sábado de su existencia se convertiría en la mayor reflexión de su vida.

Treinta años después regresan para mostrar por qué son íconos.

El 15 de febrero de 1985 las pantallas nos dieron a conocer a cinco chicos que debían de cumplir con un castigo por diferentes razones un sábado por la mañana en la Shermer High School en Shermer, Illinois. Cinco estereotipos con los que todos hemos vivido como en esta etapa escolar: el cerebrito, el atleta, la princesa, el caso perdido y el criminal. Todos con problemas familiares, miedos, inseguridades, prejuicios pero sobre todo ganas de vivir, de ser libres, de amar y ser amados.

No creo que haya adolescente en la faz de la Tierra que se escape de todas esas emociones y viviencias, que no haya sufrido el hoy tan famoso bullying o que no se identifique con uno de estos personajes que John Hughes reflejó en The Breakfast Club. El productor, escritor y director logró capturar la escencia del adolescente, su sentir, su vulnerabilidad y sus ansias de vivir en las actuaciones, diálogos y acciones a lo largo de más de 90 minutos que durante tres décadas cada generación tiene la oportunidad de descubrir.

Los cinco muchachos pueden creer que su vida un es una pesadilla  y que la de sus compañeros es perfecta justo porque creen que los demás tienen aquello de lo que ellos carecen sin embargo se dan cuenta que todos son oprimidos de distinta manera por otros compañeros, por sus maestros o sus padres. Estos conflictos son lo que nos permite identificarnos con ellos a cualquier edad, no importa si eres adolescente o un adulto con una vida “estable”, todos nos sentimos incomprendidos, atados y oprimidos por algo o alguien, padres, maestros, jefes, etc.

Dos frases en dos distintos momentos de la película muestran claramente el miedo a crecer, a convertirnos en nuestros padres (origen de muchos de nuestros conflictos), pero como dicen… eso es inevitable. 

– Alison Reynolds: “Cuando creces tu corazón muere”

– Andrew Clark: “¡Dios mío ¿Seremos como nuestros padres?” 

Molly Ringwald, Emilio Estevez, Anthony Michael Hall, Ally Sheedy y Judd Nelson fueron los encargados de dar vida a nuestros miedos, emociones, alegrías, emociiones y todo lo antes mencionado en forma de cinco estereotipos acompañados por Paul Gleason como el director Richard Vernon y Carl, el intendente personificado por John Kapelos, ambos representando otras facetas y etapas de la vida.

A pesar de haber representado la vida de los adolescentes en varios largometrajes, ninguna otra película de Hughes es tan poderosa y concisa gracias a la confrontación de cinco personalidades en un lugar donde no tienen otro remedio que convivir desnudando sus almas, abriendo sus corazones para darse la oportunidad de conocerse los unos a los otros para ver qué hay más allá de cada estereotipo y creo que eso es lo que le falta al mundo: tolerancia para conocerse, comprenderse unos a otros e individualmente para lograr la unión como seres humanos y el ensayo que dejan al final del día a Vernon es la metáfora más sólida de esto.

El género “teen movie” ha ido cambiando a lo largo de los años y hay muchas películas como ejemplo disfrazadas como “Crepúsculos” o ciertas franquicias con una escuelas musicales o en Beverly Hills, hasta series de televisión con James Van Der Veek o un joven Clark Kent pero una cosa es segura, no importa que tengan un castillo lleno de magos, nunca tendrán la magia de las películas de John Hughes y mucho menos de The Breakfast Club que sigue tan vigente como el primer día.

Si hace treinta años yo los hubiera invitado al cine a ver la historia de cinco estereotipos encerrados por castigo en la biblioteca de una preparatoria hablando de sus problemas mientras hacían una tarea y se burlaban o peleaban entre ellos tal vez hubieran rechazado mi invitación.

Hoy los invito a que la consigan y la vean con los ojos de aquel estudiante que un día fueron.

Si aún estudian los invito a descubrirla.

Puedo atreverme a asegurar que es la mejor “teen movie” de todos los tiempos.

Disfrútenla.

“Sinceramente suyo, El Club De Los Cinco”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s